Su nombre completo y oficial es la Pontificia y Real Congregación del Muy santo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad Coronada. A mediados del siglo XVI nace en la parroquia de Santo Domingo la fraternidad de Nuestra Señora de la Soledad. La orden dominica cedería en mil quinientos setenta y nueve unos terrenos para la construcción de una capilla propia. Ésta obtendría en mil setecientos cincuenta y seis una Misa de Privilegio tras salvar, por intercesión de la Virgen, a una fragata frente a las costas de Málaga, algo que sostendría unida a la empresa con la Marina por siempre. Por su parte, la fraternidad del Cristo de la Buena Muerte surgiría en mil ochocientos sesenta y dos para dar culto a un crucificado realizado por Pedro de Mena que se hallaba dentro del templo perchelero. El Cristo comenzaría a procesionarse en 1883.

¿Cuando es la salida?

A las 19.15

¿Dónde es la salida?

En la casa Casa Hermandad para dirigirse despúes hacía Plaza Fray Alonso de Santo Tomás.

¿Cuando es el encierro?

A las 2.40 horas

¿Dónde es el encierro?

De vuelta a su casa Hermandad previo paso por Plaza de la Legión Española y Plaza Fray Alonso de Santo Tomás.

Imágenes y fotos de Mena

fotos de la cofradia pollinica 2019

Sede canónica y de hermandad

Sede Canónica
Parroquia de San Carlos y Santurrón Domingo de Guzmán (El Perchel), sita en plaza Fray Alonso de Beato Tomás

Casa de Hermandad / Sede Social
Casa hermandad ubicada en plaza Fray Alonso de Santo Tomás, S/N. Segregaría en Pasillo de Santo Domingo, dieciseis. 29007 Málaga

 

Nazarenos

Diferenciando por la sección en la que se encuentran.

 
Nazarenos sección Cristo:
Capirote y túnica de terciopelo negro
Cíngulo blanco (Capa blanca en cargos).


Portadores sección Cristo:
Escapulario y cíngulo negros
Túnica blanca.


Nazarenos sección Virgen:
Capirote y túnica de terciopelo negro
Cíngulo dorado
Capa blanca en cargos.


Portadores sección Virgen:
Túnica negra
Cíngulo blanco

Penitentes

Los nazarenos visten túnicas y capirotes de terciopelo negro en las dos secciones, con el escudo corporativo bordado en el pecho.

Peculiaridad

Pese a la desaparición de la talla original del Muy santo Cristo de la Buena Muerte -del que la Congregación conserva una pierna salvada por el imaginero Francisco Palma García-, el apodo de Mena se sostiene gracias al crucificado que dio origen a esta devoción.

Sagradas Imágenes

El Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas es obra del imaginero malagueño Francisco Palma Burgos del año mil novecientos cuarenta y dos. Acompaña en su procesión una talla de María Magdalena del mismo autor realizada en 1945. Procesionan los dos en un trono realizado en madera dorada por Palma Burgos en 1943.

Nuestra Señora de la Soledad Coronada es una obra anónima del siglo XVIII adquirida por la hermandad en Antequera. Procesiona sobre un trono en madera dorada realizado por Antonio Ibáñez en el año 2006. El manto de procesión fue efectuado en el taller de Salvador Oliver al paso que el palio, bordado en oro sobre terciopelo negro, fue bordado por los talleres Fernández y Enríquez en 2001, en base al diseño de la anterior pieza.

Historia de Mena

historia de pollinica malaga

En agosto de 1915 se produjo la fusión entre ambas corporaciones bajo la denominación de Congregación. En mil novecientos veintiuno, apenas un mes después de la fundación de la Agrupación de Cofradías, entraría a formar parte de ella. La vinculación con el cuerpo de la legión se remonta por año mil novecientos veintiocho, 3 años ya antes de la pérdida de la talla del crucificado de Pedro de Mena a lo largo del asalto a la parroquia de Santurrón Domingo. La hermandad se reconstruiría en los años venideros merced a las manos de Francisco Palma Burgos, quien tallaría las imágenes del Cristo de la Buena Muerte y María Magdalena a inicios de los años cuarenta. Durante los cincuenta se recobraría la presente capilla.

Los años setenta supondrían la llegada, entre 1973 y mil novecientos setenta y seis, de la talla de la Virgen de la Soledad de Juan de Ávalos., Sustituyó a la talla actual si bien no persuadió a congregantes ni cofrades en su procesión del Jueves Santurrón. A comienzos del siglo XXI inaugurarían sus dependencias junto a la parroquia de Santurrón Domingo. El 11 de junio de 2016 se coronaría canónicamente a la Virgen de la Soledad.

Titulares

Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Almas

La imagen del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas fue bendecida en 1942, año en que se generó su primera salida procesional, en una etapa bastante difícil y de reconstrucción de la Semana Mayor malacitana, tras los tristes sucesos de mayo de 1931 en que la talla primigenia desapareció y supuso un antes y un después para la mayor parte de las corporaciones nazarenas. Este hecho supondría un fuerte varapalo para la Congregación, que aún hoy no se ha esclarecido —producto de la leyenda— y que pareció resurgir de las cenizas con el presente crucificado que talló el escultor malagueño Francisco Palma Burgos.

La estatua, que costó treintamil de las viejas pesetas y costeadas por un grupo de congregantes, es una reinterpretación del original, tal y como si el escultor Pedro de Mena hubiese guiado las manos de Palma desde el cielo. Es lo que algunos han llamado la recreación fenomenal de lo único, la recreación del Cristo de Mena, si bien no es una copia exacta. Las diferencias entre ambos Cristos son obvias: el de Palma presenta unas proporciones un tanto más grandes, la pierna izquierda descansa sobre la derecha (en el de Mena es al revés), tiene los cabellos de forma distinta y el anudado del paño de pureza lo tiene en el lado derecho, al tiempo que Mena lo talló en la parte izquierda.

Estatua

Mas en líneas generales coinciden la plástica de la estatua y el tamaño de los brazos, que son más cortos respecto al resto de la imagen. A pesar de ello, el Cristo continúa llamándose de Mena recordando al que desapareció, y que dio y da nombre y se le conoce popularmente, desde sus orígenes, a esta cofradía. En 2008 fue restaurado por Maite Real Palma, que realizó los trabajos de limpieza y recuperación del mismo. El semblante del crucificado de Palma representa la muerte personificada. Tiene la boca entreabierta y se le aprecian los detalles de los dientes y la lengua.

Por las sienes cae la sangre de la corona de espinas (que un congregante elabora de año en año y que se le impone antes de la salida procesional) hasta empapar y enlazar los cabellos rizados. Las manos y los pies, demacrados. Los brazos y las piernas están morados. Los ojos inertes. El reguero de sangre fluye por todo el cuerpo, de igual modo que el que emana de la herida del costado derecho. Cristo pende de una cruz arbórea yerto, aunque su cuerpo, de constitución fuerte, irradia amor.

Todo está consumado. Una imagen que impresiona, que impacta. Todo una lección de anatomía, según describe el doctor Aurelio Díaz en su estudio anatómico de la talla, que es de estilo neobarroco. El conjunto de esta representación pasionista lo completa la figura de María Magdalena, que arrodillada, llora afligida a los pies del Santísimo Cristo. No puede comprender como Jesús ha acabado en la cruz. Asimismo obra de Palma Burgos en mil novecientos cuarenta y cinco, forma el Martirio tradicional anterior a 1931 y presenta una larga cabellera suelta sobre la que circunda una auréola. En 2006 fue restaurada por Estrella Arcos, que hizo una profunda labor para devolverle todo su esplendor original.

Nuestra Señora de la Soledad

La Virgen de la Soledad era una dolorosa del siglo XVIII, titular de la antigua fraternidad de Nuestra Señora de la Soledad, al amparo del convento de Beato Domingo. Realizaba su salida procesional el Viernes Beato y asistían el Concejo y todos y cada uno de los nobles de la urbe. Hay que reseñar la obtención de la ‘Misa de Privilegio’ a celebrar cada Sábado Santurrón por la intercesión de la Virgen en el salvamento de la tripulación de una fragata de la Armada de España frente a las costas malagueñas. Instante en el que nace una vinculación de Nuestra Señora de la Soledad y la Armada, Hermano Mayor Honorario de la cofradía, que en 2006 se memoraron los doscientos cincuenta años con diferentes actos.

Dolorosa

Esta Dolorosa se procesionó hasta 1943 que fue sustituida por la talla actual, otra Dolorosa de características antequeranas y de la dicha coudad de Antequera datada del siglo XVIII. El nuevo trono fue un diseño del congregante Enrique Ruiz del Portal, y en 1948 se estrenó el manto bordado en oro fino con dibujos, orlas y remates de estilo barroco sobre terciopelo negro, realizado en los talleres de Leopoldo Padilla. Fue restaurado por el bordador malagueño Juan Rosén en 1979.

La Congregación solicitó formalmente al obispado de Málaga que tenga a bien entregar la coronación Canónica a Nuestra Señora de la Soledad, la que se festejará el once de junio de dos mil dieciseis.

 

Tronos de Mena

Trono del Cristo de la Buena Muerte


La efigie del Cristo va sobre un trono de singular diseño. Francisco Palma Burgos lo realizó en mil novecientos cuarenta y tres con una estructura troncopiramidal,y un frente dotado de un cornisamiento curvado, con cuatro hachones en sus esquinas, en palabras del profesor Agustín Clavijo, y de madera tallada, dorada y policromada en estilo neobarroco. De esta forma, se establece un conjunto armónico perfecto que destaca la imagen. Hay que destacar los iconos que aparecen en los laterales: los bustos de Santo Domingo de la Calzada y la Dolorosa. De igual forma que el escudo de la Congregación en el frontal y el de la legión en la parte posterior. En dos mil uno el trono fue restaurado por Rafael Ruiz Liébana, con la consolidación, reposición y dorado de sus partes.


Trono de la Virgen de la Soledad


Hay que destacar el nuevo trono de la Virgen que se estrenó el Jueves Santurrón de 2006. Esta nueva pieza artística fue tallada por el tallista sevillano Antonio Ibáñez Vallés interpretando el diseño de Jesús Castellanos. El dorado correspondió a Manuel Calvo Carmona. Presenta la misma forma del precedente trono, en especial por la coyuntura de respetar la colocación del palio ochavado, y por demandas de la cofradía, que deseaba sostener el estilo único del trono en Málaga. Está efectuado en roble real, dorado con oro fino de ley.

Fundamentalmente, el nuevo trono que como afirmamos respeta escrupulosamente la forma del anterior, presenta, no obstante, una riqueza en talla barroca de los elementos del cajillo de una cierta bravura. Se respetan las tres cartelas, (central y las 2 laterales), mas el término de talla ejecutado, nada debe ver con el estilo del anterior: Castellanos se inspira en los medallones que existen en los paramentos laterales del altar mayor de Beato Domingo, y a tal fin, concibe cada cartela como un lujo de hojas barrocas que envuelven un medallón, sostenido por 2 preciosos angelotes y que por su parte sostienen guirnaldas estofadas.

La imaginería ayudar del trono, que se ubican en los convocados medallones centrados en las cartelas, se han ejecutado en el taller de Encarnación Hurtado, en Sevilla, y se fundamentan en una interpretación preciosista del cuadro de Alonso Cano que existe en la Catedral de Málaga, y que representa a la Virgen del Rosario, advocación dominica por excelencia y primera patrona de la Armada. La segunda imagen, que es la Inmaculada, está inspirada en el cuadro, asimismo en la Catedral malacitana, de un cuadro de Claudio Coello. La tercera cartela va a estar presidida por una Virgen del Carmen, reproducción interpretada de la imagen que se adora en el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando. Por último, fuera de proyecto, pero esencial por su significado, se decidió poner una imagen de la patrona de Málaga, nuestra Virgen de la Victoria, en un altar que recuerda el dosel que lleva en su trono procesional, en el sitio que ocuparía la cuarta cartela, y que por necesidad de montaje, no se puede poner.

La nueva candelería, diseñada y elaborada por Talleres Villarreal, en plata de ley, asimismo se estrenó en 2006 y consta de 81 candelabros. Estos candelabros recuerdan elementos del trono, como las ánforas, nudos de las barras de palio, macollas del palio, etc. Por su lado, el palio es ochavado. Se ejecutó en 2001 en los Talleres de Fernández y Enríquez (Brenes) sosteniendo el diseño del anterior (de Leopoldo Padilla en mil novecientos cuarenta y ocho) y sustituyendo la gloria central, que representaba el escudo de la Congregación por el escudo pontificio. Por citar otro de los elementos ornamentales del trono, las ánforas son un diseño de Jesús Castellanos y ejecutadas en los Talleres de Villarreal en mil novecientos noventa.

En el año dos mil once se estrenó el manto procesional, ejecutado por el taller de Salvador Oliver Urdiales y desarrollado por Jesús Castellanos Guerrero, quedando totalmente renovado con esta pieza el conjunto procesional de la Virgen.